Suceso con mi gato

– El otro día sufrí un pequeño percance con mi gato, cuando fui a coger del congelador unos paninis para hacerme la cena se ve que el minino olió los palitos de cangrejo y se metió dentro a lamer. El caso es que cerré la puerta y lo dejé dentro. Al cabo de un par de horas me dí cuenta y abrí rápidamente el congelador para encontrarme lo dentro con escarcha en los bigotes y tiritando (

Cogimos al pobre Rufo y fuimos al veterinario, que nos dijo que había faltado muy poco para quedarnos sin gato. Nos dijo que teníamos que darle calor por dentro y por fuera, cubrirlo con una mantita eléctrica y darle media cucharada de gasolina. A mi me extrañó un poco pero dijo que eso daba mucho calor y con sólo media cucharada no le iba a pasar nada.

Lo vi tan convencido que le hice caso, enchufé la mantita y le dí media cucharada de jarabe al gatito, puso una cara muy rara al tragárselo, pero a los pocos segundos se puso de pie muy nervioso y comenzó a correr. Corrió por todo el salón dando grandes saltos por el sofá y la mesa. Se subió al mueble y empezó a correr por la pared forrada de moqueta que tenemos. Empezó a subir para el techo pero a medio camino se quedó totalmente quieto y se desplomó en el suelo.

– Se murió?

– No, se le terminó la gasolina.

😆

Anuncios

9 comentarios en “Suceso con mi gato

  1. Cuando oyeron los maullidos de dolor abrieron el horno y salió corriendo, imagino que no lento, y sin gasolina.

Los comentarios están cerrados.